Garantizada continuidá.






Una crónica de Abelardo Cocuña para EL PAPEL CON LETRA.


¡Como se goza en Labana! oí gritar por la ventana de esta redacción mientras tecleaba en la Underwood, medio básico. La curiosidá me jaló pa' juera por el marco casi colgante y casi me ñampeo por el susto de ver un desfile de monstruos, vampiros, brujas y otros adefesios que en plan rumba caminaban hacia el malecón. ¿Le dieron salida a la gente del partido? pensé, pero un almanaque cercano me sacó de la duda, ¡era Jaloguín caballero!

Con la pluma en ristre y la suela en arrastre corrí a la calle para presenciar el acontecimiento, casi libertario, de ver como la muchachada se entrega a la jacarabunda y el guasabeo de esta fiesta importá que como carro chino ahora hace las delicias de unos cuantos. Mi olfato investigativo me empujaba a averiguar que tan hondo ha calado en nuestra población está fiesta extranjera de yumas basamentos que al parecer goza ya de amplio resuene, inexistente a su vez en fechas más nuestras como el 26, los 28 de Septiembre y muchas otras del calendario patriotijaimaniteño.

El río humano me llevó hasta los jardines del "1830" donde se celebraba entre buti y tonga la fiesta de la CUJAE dedicada este año al enteleque yuma que hizo la delicia de cuanto pudo entrar al sarao como este su reportero insignia que se mete, (cuando cabe y siempre por el rigor del oficio) por debajunapuerta con tal de mantener informados a nuestro excelso público lector.

¿Que qué vi? ¡De todo! En recholateo promiscuoso y perturbador salsamiento "in portas" se formó lo que se tenía que formar. Mariconeo estudiantil y pinguerismo apabullante de nuevos hombres con viejos vicios, putería abierta y cerrada con intención salvadora y fasteríl embate, jineterísmo profesional y de carrera aupado a todos los niveles como altísimo logro nacional, desordenes infinitos y mamándiseos amplios de hijos de papá coronel y general dieron a la cita, regada con buche, pito, droga, pasta y jale abundante, la tónica de una noche revolucionaria en extremo que culminó con cumbia y tomatera cuando el alba despuntaba sin que guardia, mono, seguroso o cederista osara su fin y que me confirmó la garantizada continuidá de la cosa en los tiempos por venir.

Y al alba cada cual jaló pa' su monte, en pupú los más, a pata el resto, mascando alegre la impresión de por una noche haber sido yuma, haber andao libreta y escapar un rato de la monserga biránica, dicta y docta. Yo arrastré mi humanidá desecha hasta mi accesoria de Belén pensando en como hay junta y ganas para entregarse al vicio y la recholata y no fuerza ni voluntá para exigir o lograr un poco de aquello tanto que nos falta para dejar de ser patio de batey. Pero dicho y hecho, tal pensamiento se esfumó tan pronto al doblar por Acosta párome un mono con oficial arrogancia pidiéndome el carné. Guardaba su jeta rezagos orientales y su genio avances de acomplejada e inferior fiereza explayadas en el uniforme azur, que más que atributo de su cargo parecía un disfraz.


Y no pude evitar asociarlo a lo que horas antes recogía para ustedes y preguntarme: ¿Hace cuanto que tamó en Jaloguín, caballero?

5 comentarios:

  1. Esta vieja venenosa no hay tarde que no me enoje. Ta' de pinga la assoluta!!!

    ResponderEliminar
  2. Que preste la cara pa' la fiesta. ¡¡¡JAJAJAJAAAA!!!

    ResponderEliminar
  3. cono ahora pa entrar a guama es una jodedera con login de google, quien cono te dio esa idea cacique????

    ResponderEliminar
  4. En Cuba se comenta que a la gente de Guama le pago el g2 para cerrarlo

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.