Detrás de la facháda.



Alán Gró se rinde. Que la vida de la cárcel no es digna de ser vivida y que cuelga los guantes, se entrega a lo que venga (la pelona) y que se acabó. Está dispuesto a morirse de una vez porque sabe que para su caso no hay solución.

El chantaje como medio de un régimen experto en su manejo, dame eso y te doy esto, dicen desde Labana pero no cuentan con qué las cosas fuera del platanal no son tan simples como dentro de ese campismo militar que es la ínsula ni se manejan con igual prestancia como la del clan Biranense y asociados cuya palabra es ley.

La intención es pasar a toda costa lo oscuro como claro. Sembrar en el moropo del que lee y del que sigue y sirve aquello de qué la dictadura está en su derecho a defenderse sabiendo que defiende un estado de cosas que perpetúa el espíritu de plantación negrera y de sociedad esclavista dentro de las fronteras del bayú. Detrás de todo está el eterno fallo de la morumba que pica y mortifica; la completa falta de legitimidad. Se habla y se dicta como si el clan fuera legitimo, como si el gobierno representara lo que debe representar un gobierno libremente elegido, como si fuera la voluntad popular y no la de una casta que quiere y trabaja todos los días con millones para que detrás del aparato de propaganda no se vea como se sirve de un país convertido en una propiedad familiar donde no hay otra cosa que amos y ciervos.

Pero sobre todo se trabaja en todas partes y a todas horas para que esa servidumbre no recuerde o aprenda aquello de que la rebelión es un derecho humano y un deber ante la opresión. Que la ley sólo puede prohibir las acciones que son perjudiciales a la sociedad. Lo que no está prohibido por la ley no puede ser impedido, nadie puede verse obligado a aquello que la ley no ordena...

Y menos para que se sepa, aprenda y comprenda de que toda acción dirigida a acabar con la tiranía es lícita por ser un derecho en sí y un deber. No hay que dejar que nos duerman la oreja con muelas bizcas porque detrás de todo está el hombre y de él las razones aquellas tan vivas antes como ahora de que no hay mayor bien ni premio mejor que ser libre.

2 comentarios:

  1. La china no es tan bruta como parece.El mensaje esta muy claro para todos: El no es el hermano,y esa es ahora su dictadura. A Alan Gro...al igual que al "bloqueo",hay que matenerlo ahi,perenne,como una herramienta...

    ResponderEliminar
  2. pobre Alan Gross, le toco bailar con la fea, pa que cono sirven los Seal Team si no es para estas cosas?

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.