Consejo.



Siempre estás más cerca cuando te crees más lejos.
--------
Un dirigente dado a la mandancia
diestro en fingir y de amplia militancia
a quien debía su lar y un buen carrito
quiso fortuna y quedase botadito
por un ponche que artero y sin aviso
dejó la llanta de su carro en el piso.


De pronto vióse el hombre sin su medio
y más que desolado, sin remedio
descubrióse a merced, casi en ultraje,
plena su bolsa, parado su carruaje
de varios habitantes que celosos
cercaronle callados y curiosos.


Creyó de un palo, metido en esta gente
el gesto huraño, la boca maldiciente
que el populacho tiene por blasones
perder el todo sin pero o condiciones
pues buena cuenta darían y con gozo
de tal mango, por bajo y por sabroso.


Más cuanto más temió, todo fue vano
porque prestos y dados los paisanos
con artes y con mañas muy subidas
compusieronle el carro y al agente
devolvieron al cauce de su vida
sin mediar premio ni otro punto
que volver cada cual a sus asuntos.


Disipado su miedo, cesados los trabajos
agradecido el gesto bromeó de buena gana
cuando escuchó al punto una sentencia
que dió a tornar su cuero en piel de rana:


A ti que te debates sin conciencia
colgado del poder igual que guindan
las hojas de una rama lo que hoy
no pagas ten seguro que sabremos
cobrartelo mañana pues no es otra cosa
la subida que distancia mayor a la caída.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.