Una luz.




Fue hace 20 y a pesar del silencio y de los intentos por acallarlo no se olvida el crimen. A los que sobrevivimos esos años y hoy estamos aquí nos toca hacerlo conocer, compartir la verdad y evitar que la mentira de la dictadura tape la matanza, es nuestro deber. Una deuda que tenemos con aquellos que no lo lograron, que hoy no están.

Hay que enseñarle a los niños, a los vecinos, explicarle a los amigos, contarle a quien quiera escucharnos, todos los días un poco, cada vez.

La dictadura pasará, pasarán las metiras y todos aquellos que las sostienen, para su propia verguenza...

Que no pase impune este crimen como tantos, depende de nosotros.


1 comentario:

  1. veras como cuando la mierda aquella se acabe (porque nada es eterno y menos la mierda) que comenzaran los juicios porque los pueblos de un fanatismo pasan al siguiente y rodaran las cabezas sin remedio, eso lo saben todos los que hoy disfrutan las mieles del poder desde hace mas de 50 años, la revolucion francesa se los demostro a todos.

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.