Soneto casi.


Yo quiero que en el verso breve
donde escondo la vida por momentos
se alcen por igual los fuegos y las nieves
y gobiernen allí los elementos,

Es producto tal vez de lo que mueve
a la inercia este inválido instrumento
que nació en ochenta y muere en nueve,

Y aquí me ven, parado y vacilante,
seguro y comprimido en el espacio
pensando ya que rápido o despacio
ha de apagarse el fuego más chispeante,

Quédame entonces lo que el recuerdo mueve
aquellas dos mil cosas,  todas mías un día
que será al final lo que me lleve.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.