El precio de no vivir en Cuba.




Aunque parezca raro es lo que le está tocando pagar a Silvio ahora que descubrió que en los barrios donde no vive, la gran mayoría está realmente jodida. Para vivir en Cuba hay que ser de esos barrios y hay que estar jodido, jodido de verdad. De ahí hacia fuera, cualquier guara, chance o componenda que permite el escape desconecta a la gente de la realidad, la convierte en élite y no le deja ver la isla verdadera, esa que acaba de descubrir con actitud de quien aprende que la mierda hiede. Hipocritamente, claro.

¿Que pensarán los izquierdosos que lo veneran de saber que el bardo vive como un principe en tierra de miserables? En el fondo la doble moral del cantante no es noticia. Silvio pertenece a esa clase que está fuera de las privaciones y el abuso que le ha tocado vivir al verdadero pueblo, más victima que beneficiado y al que se olvidó de cantarle por dedicarse a alabar un sistema donde el jodido no cuenta salvo como número o estadística.

2 comentarios:

  1. Ya lo dije por ahi..hace un rato. Este cara de concreto,esta' poniendo en practica lo aprendido de su maestro; aquel tipejo sucio y vil que les dijo a sus secuaces de mano armada y atracos que se le habia perdido la direccion de un edificio de tres pisos y una cuadra de ancho que podia verse desdde cualquier punto de la ciudad.
    Es como un tipo dde lombriz politica,solo saca la cabeza cuando hay algo que le beneficie...mientras tanto,se sigue alimentando sin preocupacion alguna de todo lo que lo rodea..aunque sea mierda..!

    ResponderEliminar
  2. son todos unos descarados totales, miren al de miami

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.