Tres de Labana.




 En esta silla tremenda
donde te sientas tu y yo,
de un lado, La Habana entera,
del otro, agua y adiós.

Viene un cojo en su cojera
vendiendo un litro de ron,
¡está bueno!, jura el rengo,
Puchita me lo tiró
pa' que me busque unos quilos
y aquí me ve, ¿quiere o no?

Pasa una vieja agachada
como teniendo un dolor
con una mano, pidiendo,
lleva en la otra un bastón
y va pasando, despacio,
pasa, pasando, pasó...

Cae la tarde, se va el sol,
y del prieto alrededor
se decanta contra el muro
un mundo que en su clamor
se derrama, gente a gente
buscando escape al calor.

¡Mira que lleno está esto!
pasa uno, pasan dos,
pasa un grupo guarachoso,
un trío con un cajón,
la que vende pan con pasta,
la del maní, el del arró,
el que quiere tomar gratis
y el que la novia botó,
pasa el guardia y su pareja
y hay un silencio.....¡Coñóoo!

Va la putica estirada,
la que dice si y es no,
aquel que quiere con esta
y éste que quiere con dos
sin saber si tiene tranca
para ese inmenso portón.

El que llegó de Mayami
buscando aquí su rumbón
a encontrarse que su ambía
que hace un año se largó
a los cayos del pantano
de dónde él mismo llegó.

Parece que no durmiera
pues los que pasan en pos
de cosas que allá se tejen
no bajan revolución
y caminan persiguiendo
aquello que no se dio
pero soñando que pronto
lo que quieren...
¿Ya llegó?

La Habana mira y espera
respirando sal y son
en esa silla tan larga
 

que el muro nos regaló.

...

Yusimí.....Yusimí, Yusimí,
ven acá. No te haga la dormía
que dormía tu no estás.

¿Quién le dijo a Yusieldonio
que yo estaba enamora?
Fuiste tú, que yo te vi
cuando ayel me fui a bañal
y estabas haciendo media
en el patio del solal.

¿Tu no sabe que Yarsiony
es guapo y se manda mal,
y ques tremendo imperfecto,
¡na má me piensa en celal
y me anda el día a la siga
como un perro a mi detrá!

 ¡Tu a mi me quiere embalcal¡
y decías que eras mi amiga.
¿Amiga mia? ¡que va!
Tu lo que ere una chismosa
que me la quiere enredar,

y oye bien lo que te digo,
si Yarsiony... ¡Abre oído!
te llegara a preguntal
qué dónde yo anduve anoche
que no estaba en el solal
y tu le cuenta que estaba
con Yusieldonio en el bar
¡hasta ahí llegaste! ¿oiste?
¡Te va a tenel que mudal!

...


Belén despierta, dormido
y por la calle se ve
aquellos que pal' trabajo
van en la guagua de a pie.

Después empiezan las radios
con los humos del café
a reventar la mañana
que el sol ya calienta, ¿ve?

Habana pa'rriba cojo,
está fresca la sombrita,
una mulata bonita
llega con cara de enojo
y pisa unas tablas viejas,
las misma piedras añejas
que tanto tiempo miraron
¿ a cuantas putas contaron?

 El tiempo es una centella
que en el sol se nos presenta
y amenaza con su esencia
la humedad y la frescura
que ya a las ocho se esfuma,

y Belén que se despierta,
barrio entero en su lugar,
el mulato farrullero
que no sale a trabajar,
la negra que ahí se estira
en la puerta del solar,
el bodeguero que abre
sin tener ná que transar
y el aire que se calienta
sin que se pueda evitar.

A las nueve, no hay remedio
y si no fuera por el mar
que nos regala airecito
y se llega hasta a enfríar
en las mañanas que llueve
y pareciera agitar
el cielo con su perfume
que es de petróleo y de sal
en estas calles hirvientes
nunca se pudiera estar.

A las diez ya esto es un horno
del que se puede escapar
si te toca el fresquecito
y la sombrita además,
Belén que arde de vivo
entre la ciudad y el mar.

1 comentario:

  1. ñooooooo, apretastes tigre..! Cuando lo publicas?
    Ahora tienes que cuidarte...que Luis Carbonell te va a hecha brujeria...! Tiralo pa' feisbu tigre...que el mundo te vea..!

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.