¿Pensaron?



Es triste ver como, ni en caída libre los venezolanos se da cuenta de que los Bobolivarianos postizos que los mandonean los llevan hacia ese matadero pintado de consignas donde habrán de sacrificarlos en pos de sus intereses personales y de los de un grupito de podridos dictadorzuelos que desde un país ajeno dictan más allá de sus fronteras las recetas para, una vez en el poder solo ser desalojados de este por la pelona, cuando llegue.

Creer que Maduro y su cohorte iban a respetar la victoria del opositor Capriles era creer en aquello de  "la puntica namá " o en que la distinguida Tibisay Lucena tuvo quince alguna vez. Lo acontecido en las últimas horas demuestra que no se puede tratar de jugar democráticamente con el poder sembrado desde Labana porque es perder al seguro pues los mecanismos están pensados de manera científica para evitar caer en el más simple y cándido de los errores que es a su vez creer y dar relevancia a la inútil voluntad popular.

Hay que entender que lo que se juega no es solo el poder de un grupo político si no el modus vivendi de muchas personas que han encontrado en el modelo habanero el caldo de cultivo perfecto para robar a sus anchas. Sabido es que el socialismo exportado por los ladrones de Birán contempla ciertos grados de corrupción real de las que se beneficia el individuo a cambio de ser inflexible en el cumplimiento de ciertos parámetros necesarios para que el entramado se mantenga funcionando, y en este caso, jalando hacia los bolsillos de los camajanes de Jaimanitas recursos para mantener la finca el tiempo que se pueda.

Pero suponer que todo el triunfo falso de estas elecciones corresponde a La habana es dar demasiado crédito a la casualidad. más cuando hablamos de una gente que ni teniendo el chance es capaz de hacer algo sin chapucería. El triunfo corresponde al hecho de un país dividido, por las cagadas anteriores y las actuales, a la candidez de gente que cree que va a tener con este gobierno lo que nunca tuvo ni nunca tendrá de gratis, a la inocencia de una oposición que exige en un juego que no comprende ni puede asumir por ilegitimo y macabro, a la bobería de gente que reza pero no vota, creyendo que una avenida llena de gente a reventar es símbolo de triunfo.

¿Pensaron que el CNE iba a ser neutral, que la crápula Chavista iba a retroceder, que se van a recontar los votos? Creer es lo único que queda porque la oposición venezolana tampoco es capaz de dar la pelea que se necesita para que le reconozcan la victoria, son demasiado ingenuos y creen demasiado en una democracia y en mecanismos que ya no existen en lo absoluto. ¿Lo positivo? que comienza el acabóse oficial de una casta que no sabe ni puede gobernar sin que esa guagua que maneja el Bigotón se debarranque, tarde o temprano, eso y que como hemos podido ver en la perdida de votos y la derrota evidente, aunque robada está vez, no hay Chavismo sin Chavez.







1 comentario:

  1. Hacia rato no venia por aqui.Tu articulo me parece exelente.

    La oposicion Venezolana esta dormida. Los cojieron de pendejos.
    Les dijeron que era "la puntica na'ma...y se la espantaron completa, y ahora no hay quien se la saque.
    Muy pronto aparecera la federacion de putas Bolivarianas, los vagos habituales de delegados del poder popular y los delincuentes y carteristas de diputados a las asambleas del poder de la selva bolivariana.
    Se jodio Venezuela. Lo unico que la salva es un loco que le vuele el coco al chofer del camello.

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.