SEM MENTIRAS.

A Yoani Sanchez la han recibido en el aeropuerto en Brasil con una conguita sambatónica y de revoluçao un grupito de chivas mandados por control remoto desde La Habana en un intento de ensuciarle el faster a la flaca y en lo que pareciera, un ensayo premeditado de la nueva política hacia aquellos incómodos que viajen fuera del país, con intenciones de desenmascarar ese bayú tremendo que a puertas cerradas han construido orillas adentro.

La verdad no se que tipo de cuentas han sacado pero resulta normal y hasta recurrente que haya sido en Brasil donde primero se ensaya la estratagema de recibir a los disidentes con estos micro actos de repudio, dado que en nuestra América el relajo y desparpajo son manifestaciones comunes a las idiosincrasias que la conforman, (en Suecia a Eliecer Ávila ningún blanco de aquellos y menos mulatos transplantados de la isla fueron a gritarle ni una cosa).

Y entre noticias de un Chavez vuelto a guindar el piojo a su natal y bobolivariana provincia, el uno que anda por allá, el otro que anda por acá y el de más allá que aun no encuentra quien lo invite les regalamos este post a los "apoyadores" esos que pregonan por las terminales aéreas del mundo las bondades de un sistema, "bondades" que no por viejas nos asombran en lo absoluto pero si escandalizan y más desentonan con el discurso oficial al producirse allí donde, supuestamente, no existen.

¿Sabrán esos que sostienen los cartelitos y le siguen la rumba a los magnates de la "revoluçáo cubana" por qué protestamos?



















1 comentario:

  1. A mi lo que mejode, es que cuando los esbirros y sus secuaces salen de viaje, se esconden para que no los vean y le armen un "homenaje".
    Na, que la flaca los va a caminar como al carrito del granizado, y va a cojer un tamanio de bola del carajo !!

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.