TIENE LABANA UN PRELADO.














Tiene La Habana un prelado
que es toda una institución
porque no existe en la isla
otro en su gran condición,

Es tracatán y cabrón,
penco, blando y agachado,
falso, hipocrita, cagado,
amarillo, ruin y yegua
como jamás se vio antes
surgir alguien de esta tierra.

¿Para el poder? tiene todo,
adulación, reverencia,
blandengueria a conciencia,
callado el acatamiento y
condición de veleta para
donde corra el viento,

Y así es este magistrado
de la iglesia y su nación
con todo lo que he narrado
solo de muestra, un botón.

Calderón de la Canoa.

1 comentario:

Dimelo cantando.