SUMA y sigue.

Otro preso político murió hace unas horas después de llevar a cabo una huelga de hambre que le costó la vida, uno más a engrosar la lista de gente que el sistema ha molido en su estúpida y cabrona idea de mantenerse al precio que sea y no dar espacio para nadie.

A ver que dicen ahora los defensores a ultranza de un sistema voluntarioso y podrido desde la comodidad de sus asientos más allá de la isla, a ver como tratan de ensuciar la memoria del difunto, a su familia y su pelea que es la de todos los que quieren un país mejor y no esa caricatura triste y miserable que tenemos hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.