LO DURO DEL RIDÍCULO





La agencia de información, el diario del partido comunista cubano, los periodistas, los tuiteros oficiales, los diplomáticos, el canciller, los policías, los agentes de la seguridad del estado, la radio, la televisión, los locutores, los acólitos, los sitios web oficiales mintieron burdamente sobre la muerte de Wilmar Villar sin acordarse de que la mentira tiene patas cortas.

¿Lo mejor de todo?, que Fidel Castro, ese despojo de lo que fue con su defensa a ultranza de su propia mentira queda completamente desenmascarado por su propia mano. ¿Dónde está el honor, la justicia, la confianza y todas esa letra muerta con que se reviste la dictadura de Cuba cuando por si mismos caen en su propia trampa?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.