TE FUISTE


Según su biografía Kim Jon Il nunca cagó en toda su vida. El tipo, bárbaro al fin jamás necesitó un inodoro, no se limpió el culo ni se tiró un buen peo. Era un enviado celestial, único, completo, que se partió por estar trabajando pa' su gente de lo bueno que era. 

Se han escrito infinidad de papeles y apologías sobre el socio, empinandolo en su inconmensurable grandeza solo para tapar que era un chinito enano, medio mongo, tiránico, caprichoso y además corto de luces, porque si bien el tipo era la cara visible de una de las dictaduras más cabronas del mundo gran parte de la responsabilidad sobre lo que pasa en su país se debe a la recua de anormales que lo secundan, gente que con tal de vivir un poquito mejor entre la mierda que ellos mismo provocan son capaces de cualquier cosa.

Quedan como joyas comentarios como esos en que se le ensalza como figura de una ideología del fallo y el abuso. Que todos los partidos comunistas le mandasen notas de condolencia ensalzando su legado de hambre y miseria con trato de "excelencia" y otras boberías da la nota de caricatura porque a las finales todo es teatro bufo y no más que eso, exaltación fatua de un dictadorzuelo de cuarta que usaba tacones para verse un poco más alto de lo que nunca pudo ser y al que aquello de "luz y guía" solo se le daba a la cañona. 



1 comentario:

  1. ahora el problema es lo joven que es el nuevo "koreano supremo hijo de puta" que tomo el poder a punta de dedo, ordeno y mando....pal carajo, ahi tienen otras 5 decadas de tirania de ojos estirados. los pobres.....

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.