CANTÓ MANISELO




Los regímenes comunistas son cheos para todo, pintan del inequívoco color de la guayaba todo aquello que les de alcurnia y legitimidad aunque al final todo es un cuentazo, de mal gusto y peor puesta en escena.

Las "sinceras" muestras de dolor por la muerte del chino este en Corea del norte tienen de eso y de mucho más. Una pila de narras de esos llorando como chamas por la partida del hijoputa que los mató de hambre es un espectáculo con mucho de culo y poco de especta, pero como bien dijo un socio, allí, llora or die.

Lagrimones hubo cuando se fue Estalin, con el ñampe de Mao, Tito, Brézhnev y toda la caterva de cabrones esos que son lo mismo pero del otro lado, los habrá en Labana con QTS y con la hermana, porque no hay nada más sabroso para aquellos que nunca fueron nadie que una masa llorandolos a coro, queda bien para los noticieros en su mayúscula ridiculez y nos sirve para darnos cuenta del grado de manipulación a que se ven sometidos a las finales los casi súbditos de un sistema que prometió liberarlos de toda servidumbre y todo fanatismo.

1 comentario:

  1. Se partió como un lapiz el chino loco este... ¡el de nosotro pa'cuando!

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.