SALTARSE al guardia.


Mi abuelo Basilio  me contó una vez que cuando niño y La Habana se acababa en Luyano tenia, como buen pobre que buscar en que entretenerse y uno de los retos estaba en saltarse a Cajita de polvo, un posta de la policía, dado al talco y al betún, punto fijo en la entrada de un cine de barrio para el que no se tenia un kilo prieto.

La cosa era simple para un muchacho; cuadrar con un socio que hiciera el punto, entretuviera al personal y coincidiendo con la puerta abierta colarse olímpicamente en lo oscuro de la sala. A la hora de salir ya se vería como arreglárselas siempre que "cajita'e polvo" no te trabara.

Pues para los pobres que no tienen dinero y que también necesitan saltarse al guardia esta Cuevana y una recomendación, Pájaros de papel, película española que amen de la cebolla cortada fina para el lagrimal fácil, es una muy linda muestra de que aquellos que uno quiere siempre están.

aquí el link.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.