UN CONSEJO PARA PAQUITO

Creer que un gobierno como el cubano es capaz de cambiar en lo profundo es una equivocación natural tan grande cómo venir al mundo con una cosa colgando entre las piernas, tener que ser el jevoso de la casa, jugar pelota obliga'o y que te digan aseré cuando por dentro el susodicho se siente Farah María, pero el troqué es mayúsculo si se cree que la hija del general, desde su puesto de rectora, puede ser distinta de su padre y de toda esa casta truculenta de donde desciende, coronada de prebendas.

Al aparato cubiche hacía mucho tiempo que le estaban echando con la tabla por su trato con aquellos que miran pa' sus iguales con humanos deseos, es que un mulato en puyas.... desentona, cómo que no se ve bien en la sociedad socialista porque el hombre nuevo no puede salir pájaro y si sale debe actuar de macho, dejarse bigote de guaguero y desatarse como Murisleidy solo puertas adentro. El que crea que Marielita no es otra cosa que una pantalla esta frito, en el comunismo personal e intransferible de la familia no hay espacio pa' esa gente y el que existe tiene una raya pintada en el piso por donde se debe marchar parejito y al compás que se toca  desde arriba, si no, tienes que "pedir la baja" que es una forma decente de decir que te botaron pal' carajo y sin derecho a replica.

En la isla, al que le gusta la carne de gallo tiene que ser primero que todo un hombre de veras, porque te botan del trabajo, te fustiga la policía, el comité, el sindicato, mandan a tus propios compañeros a hacerte la vida un yoghurt a cualquier hora, eso sí, si eres del equipo de la princesa te dejan hacer show, andar vestido de jeva por la calle y puede que en su magnificencia te recapen el órgano y dejes de ser Napoleón para poder ser Josefina después de marchar frente a la tribuna y haber dado suficientes muestras de que estás con el proceso. Entonces para la institución que dirige la niña todo bien, hasta el hecho de que un profesor tenga relaciones con un niño de diez años estará justificado pues a fin de cuenta ese niño no es tal porque dentro trae de fabrica un compañera que hay que federar.

Así que a andar derecho si quieres que el marido te lo pueda plantar en ese espacio ínfimo que de arriba te otorgan, cómo quien no quiere la cosa. Paquito, el militante pajaristico, defensor de la maquina de moler gente y avieso critico de sus congéneres que no comulgan y se atreven a convocar marchas independientes del poder del ama lo sabe, por eso defiende, alaba, riposta, sale al paso y se planta en medio de la calle, como un macho aunque sea masho menos no más.

Y el consejo; anda derecho Paquito, que tu también tienes fecha para caer redondo porque tratar de ser revolucionario siendo maricón, al menos en Cuba, encierra antagonismos irreconciliables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.