OFICIOS SOCIALISTAS

Bien podría la nomenclatura dura de Labana dar licencia pa'  poner en practica este oficio, que no por extinto dejaría de ser útil al cubanito de a pie, jodido a la hora del manye.

Sustanciero

Se conoció como sustanciero, en tiempos de la posguerra española, a un individuo que, provisto de un hueso de jamón o vaca atado a un cordel, iba casa por casa, introduciéndolo en las ollas durante unos minutos «para darle sabor» a las comidas, a un precio convenido.

Aunque no faltará el cabrón que cambie el hueso de jamón o vaca por uno de tiñosa o vete a ver que cojones, que hecho el invento, hecha la trampa.

Ná, que al sociolismo caribeño y curtural le falta bastante todavía pa' estar en las enciclopedias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.