TRES feas cubanas.


El bayú de Labana dice que la última zafra supero las expectativas de producción al alcanzar las 1.1 millones de toneladas de azúcar. Para los burócratas de palacio el plan se  cumplió al 106 % de los estimado y para medios internacionales de prensa como El nuevo Herald el asunto marca la recuperación de la que fuera alguna vez la principal industria de la isla. Si tenemos en cuenta que la producción alcanzada es la misma que tuvo dicho renglón económico para 1894 cuando el número de habitantes no pasaba de ser algo más que millón y medio y la tecnología aun gateaba se nos presenta el verdadero record de esta contienda, un retroceso sostenido de 117 años.

Para los cubanos adictos por tradición al buchito de café lo anunciado  desde el desgobierno de que la mezcla del delicioso producto volverá a contener una porción indeterminada de chícharo no debe ser muy buena noticia. El bayú, otra vez, echa mano a métodos arcaicos para mantener en la dieta del nacional la aromática bebida con los consiguientes efectos que en su contra traerá el asunto, a saber; desvío del  molido puro al mercado negro, subida de precios por su adquisición, persecución policial de los responsables, medidas de control estricto para evitar su robo de los almacenes estatales, adulteración particular y el mal sabor de boca que deje al consumidor que luego de atrasos, demoras, colas y matazones pueda hacerse con el paquetico de café que por lo general, viene roto si es que viene.

Los economistas del estado han dicho ayer que el modelo económico que sigue la isla está agotado desde hace veinte años. El detonante lo ubican en la caída del campo socialista pero sin ser este el verdadero motivo por el cual el país no ha logrado jamás tener, luego de la ascensión del accidente al poder en 1959, una economía rentable capaz de garantizar lo mínimo para el progreso de la nación. Ya algo nos imaginábamos pero dicho así, de primera mano la suposición deviene en certeza, lo que enreda un poco la cosa es el hecho de que si ya el desgobierno tenia conciencia de que el modelo no era factible de seguir desde 1985 continuó en la senda del desbaratamiento que nos ha traído al punto en que hoy estamos.

Sin ninguna duda tres insuperables de eso llamado socialismo cubano y que según algunos, es aquello a lo que estamos destinados sin remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.