REFLEXIONES ÚTILES sobre una jodedera y algunos comentarios bien intencionados





Echando mano a sus propias palabras alguien se dio a la tarea, simplísima en este caso, de coger olímpicamente para la joda el post en que una jovenzuela narra sus peripecias al ir en ayuda de una pobrísima familia que de sus manos recibió una batidora enviada por algún simpatizante de ultramar. El texto en cuestión salió publicado en Guamá y otros sitios donde reunió algunos comentarios curiosos que por esta vez no quiero dejar pasar por considerarlos muy interesantes y muestra de esa parte confusa que se mezcla en todo lo relacionado a Cuba y su situación actual.

La principal queja de muchos de los comentaristas es el hecho puntual de que el que escribe osara burlarse del acto humano de la autora y de la ayuda que significó el regalo para las pobres gentes que tenia por destino. A partir de este punto y hablando en buenas letras comienza a trabarse el paraguas porqué la sátira de marras no busca reírse del acto en si, atacando la intención del mismo que como podrá verse esconde en revuelto orden, más de lo que a primeras podría leerse en lo escrito por la profesora.

Elaine pedalea, cruza la ciudad, suda, llega hasta “la nada” para enfrentarse a la miseria de la casucha pobre y dar el presente necesario que en un gesto caritativo envía un cubano de afuera del que ni siquiera quiere se sepa su nombre, en sus mismas palabras se esfuerza por no ver el piso de tierra ni la camita de nylon protector ni la ausencia de refrigerador, obviando la miseria en velada fuga. De vuelta a casa el abuelo le pide a la nieta salvadora de almas que le repita la historia varias veces, sellando un discurso enrevesado al argumentar que aquel instrumento de bien del que fue portadora proviene de la parte buena de esa red de información que es Internet, medio como todos sabemos demonizado por el gobierno cubano en su intento de mantener a la gente en el siglo XIX.

Elaine a expensas del cubano de afuera, que mandó la cosa y puede ayudar precisamente por su posición de residente de otras costas hace en este caso descarada caridad y se precia de ello. Aquí no se discute ni existe la intención de juzgar las razones de fondo de una realidad impuesta que es la que genera esa pobreza en un país donde al menos en forma, no debieran existir personas en situación de calamidad tan extrema, el asunto queda como ponerle una curita a un degollado, pasar de paloma blanca entre cuervos sin que los graznidos importen para a las finales alzarse con la medalla escrita en el pecho henchido de ese orgullo soso y demasiado bien intencionado; se ha hecho el bien en medio del mal absoluto y lo he hecho yo sola.

¿Porqué Elaine, bloguera oficialista con minutos de tv (manipulados o no), pagados por el gobierno propagandista de La Habana no va a derechas?, ¿no quiere o no puede? Habría que preguntárselo a ella, tal vez esa miseria y ese abandono de aquellas gentes, ancianas y enfermas puede ser achacado también a la intensa guerra que el imperio imperial sostiene contra el pueblo de ese país pequeño y pobre que flota en medio del golfo. A los comentaristas de rapidísima saeta y mellado parlamento les digo que el gesto de ayuda no pasa, en este caso de ser mera hipocresía, Elaine vive en Cuba, se mueve por las calles, roza la situación de desespero a la que día a día se lleva al ciudadano común, en alguna medida esa realidad le afecta porque salvo las élites nadie está libre de ella, pero aun así Elaine no se opone, no busca las respuestas y no dirige su dedo acusador a ese sistema y a esas personas que son los verdaderos generadores de este estado de cosas. Ellos en su desidia han puesto sobre las cabezas indigentes la casucha a punto del derrumbe, bajo los pies el suelo de tierra, sobre el camastro la lluvia colada por las hendijas que justifica el nylon y han creado las condiciones para que Raúl y su madre les falte refrigerador, dignidad y socorro. ¿Conoce Elaine estos matices del caso o los calla por conveniente inocencia?

Por cruel que suene de nada valen gestos como estos porqué caen en el vacío. Tampoco quedan como verdades las lisonjas comentadas y las sobadas de lomo. La ayuda real que puede hacerse en todo sentido será aquella que contribuya a desterrar paso a paso y a conciencia con ese mal mayor que genera los otros, la que destierre la hipócrita mano que da ocultando, que calla por interés y que se regodea luego con la almohada, las palmaditas afectuosas y el sentimiento de haber salvado el día. Hay que coger el toro por las astas y estar dispuesto a darlo todo porqué Raúl necesita muchísimo más que una batidora.

2 comentarios:

  1. Socio, es que no hay peor ciego que el que no quiere ver... además de que muchos lectores no acaban de entender qué cosa es el sarcasmo y a veces la emprenden contra el que lo usa sin entender de qué va la cosa.

    Por otra parte, los artículitos de la compañerita Elaine me resultan bastante edulcorados y manipuladores como para tomárselos en serio, que es lo que busca. En mi opinión, ella es la respuesta fabricada y manipuladora del régimen ante el éxito de Yoani; vaya es la "Yoani light" que pretenden vendernos, que coquetea con la cadena pero ni se le ocurre mencionar al mono, por cierto, su estilo es demasiado Corintelladesco para mi gusto y creo que le resultaría ideal si se dedicara a escribir guiones de telenovelas mexicanas.

    ResponderEliminar
  2. Vaya en otras palabras: Elaine es de las que te hace un cuentecito picante y sensual, te calienta,hace que se te pare la cosa, te la toca....pero cuando te la sacas, bien para' y hecando humo.....se manda a correr y dice que no la entendistes,que ella no quiso decir eso!!!!
    Suena familiar.. verdad?

    ResponderEliminar

Dimelo cantando.