CARTA A LA DIRECCIÓN

¿POR QUÉ OCURRE ESTO?

Hace unos días pude tener acceso al último informe de la Oficina Nacional de Estadísticas. Este organismo estatal arroja la cifra total en el país de la existencia de 4. 025541 cabezas de ganado vacuno en el territorio nacional y por casualidad descubrí que la cifra esta por debajo de la masa ganadera que había en nuestro país en 1946. Todos sabemos los esfuerzos que hace la revolución para conservar y hacer crecer la cantidad de ganado mayor en nuestro país lo que no es posible por el bloqueo y el imperialismo que no deja que nuestro país se desarrolle. Mi intención no es criticar en lo absoluto a los funcionarios ni a las políticas económicas de nuestro gobierno pero en múltiples ocasiones he podido encontrar en centros comerciales de Miramar carne envasada que se comercializa a altísimos precios fuera del alcance de los bolsillos de cualquier trabajador normal pero el producto existe y es un producto elaborado en Cuba y por lo tanto no es importado pero solo se vende en esos lugares especiales y a precios inalcanzables para un bolsillo normal, ¿Por qué ocurre esto?, ¿Por qué no ze oferta a preciosz azequiblez a la poblazión y en comercioz donde ezté a zu alcanze?

Roberto Tercio. Centro Habana.

····
Respuesta:

Roberto:

Juanito tenía una vaca que le dejó su padrino, y a su vez tuvo un ternero con el toro del vecino, a poco andar por su trino la vaca tuvo otro más y así Juanito de una con tres se vino a quedar. Mientras crecían las vaquillas corriendo por el solar la vaca daba su leche y su crema pa`tomar, Juanito con el producto queso se dio a elaborar haciendo hasta mantequilla para al pan poder untar. Las vaquillas fueron vacas y el volumen creció más y no fue un queso ni dos que Juan pudo procesar. En el patio de su casa se construyo una quesera de altísima producción que ya la querría cualquiera, Juan cuidaba bien sus vacas y con paciencia y con tino antes de que fuera tarde las dejo preñar contento por el toro campesino.

Y ya si no fueron tres, el número fue en aumento de vacas que la yerbita del campo se iban comiendo. Creció la quesera aquella que hasta daba mantequilla hasta que Juan vió negocio en Cuba de orilla a orilla. Primero fue en la barriada, luego en la zona de allá, y de la provincia toda le venían a encargar. Compraban los camioneros y los paseantes también, la gente de Varadero y hasta la del Comité. Como Juan no tenía tiempo para tanta transacción el vecino muy contento por ayudar solidario se instituyo prestamente de Juan en intermediario. El seguía poniendo el toro y las vacas trajinando mientras abiertas de patas gozaban terneros dando.

Nadie sabe cuando fue pero la vaca primera tropezó en la talanquera echándose a descansar pero por gorda o por vieja no se pudo levantar. Juan la vio mientras pensaba que le había llegado el fin y la faenó sin demora pa'llenar la cacerola. Pero la carne sobró y el vecino intermediario la idea le sugirió, “si vendes carne también, junto a la leche y el queso tu producción crecerá como crecerán tus pesos”.

Juan aceptó y sin desgano tranquilito metió mano y la carne empaqueto con una etiqueta linda que otro le diseño, contrató el intermediario, a precio muy conveniente que en un negocio del barrio se vendiera todo aquello bien al resto de la gente. Juan cada vez tenía más y se daba sus gustico pues no todo es trabajar, hay que gozar su poquito. Arreglo la talanquera y cerco el campo completo, pinto la casa y la entrada, la quesera remozo y también para que fuera de la provincia primera le metió tecnología de envasado y curadera. Creció su empresa y su casa, su nombre también creció, tuvo carro y vacaciones y hasta Europa conoció. Cuando en la provincia aquella un empleado estatal quiso implantar su manera y las cosas hacer mal Juan y el vecino con plata pudieron manipular al consejo de gobierno y al empleado cambiar…

Esperando que nuestra respuesta responda a tu pregunta.

La Dirección

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.