UN PROBLEMA de modelo.


Al viejo se le escapo, me imagino que fue algo así como cuando uno esta pensando en voz alta y se le escapa la idea por la boca, aunque no era noticia para nadie y menos para el cubanito de a pata es bueno darse cuenta que hasta el que invento este cuento y se ha pasado la vida forzando su existencia esta convencido de que no sirve absolutamente para nada.

Ahora, cuando la noticia llegue a regarse en la isla, en una o dos semanitas ya saldrá el mismo diciendo que se le mal interpreto o que no dijo lo que quería decir, que podemos hacernos los vivos con los periodistas extranjeros pero para los nacionales hay que ser más moderados, que afin de cuentas son ellos los que nos mantienen la bayusera que nos contempla, ¿orgullosa?.

Es lamentable, como lo han sido muchisimas otras cosas en estos añitos de dictadura, que ahora se descubra, aceptado por ellos mismos que todo fue un invento levantado por la voluntad personal de este viejo loco. El coste humano y material ha sido inmenso y es que como buen cubano, se ha pasado ampliamente y sin parangón.
¿Que viene?, parece que el revisionismo seguira, poco a poco hasta que sea de un plumazo el cambio, lo que queda es girar hacia el capitalismo de estado que hace rato se practica y librarse de esa carga inútil para ellos que es la gente, el pueblo, que por obra y gracia de su mal gobierno esta en una especia de limbo que reune asombrosamente detalles de la colonia y la modernidad, porque el cubano de hoy no es otra cosa que un colono empobrecido a la manera que lo fueron los primeros que poblaron la isla, sin derechos ni futuro.

Viene en camino vivir la historia de nuevo, desde donde se detuvo y hacer otra vez lo que ya no hay tiempo de hacer, pero sobre todas las cosas ser cuidadosos y no permitir que esos que hoy se levantan delante de la masa y uniformados dan vivas a una mentira que mañana sean los empresarios de corbata que se repartan lo que queda y pretendan vivir  públicamente como los señores que siempre han sido.

Para los inconformes están los antimotines pero como el cubano no come miedo, hay que ver que es lo que viene.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.