Se acaba la cosa.

Cuando una dictadura empieza a meter estos números es que cada día más el miedo ya no corre, francamente galopa en las salas de los palacios. La historia siempre ha sido igual, antes del estertor final hay un esfuerzo ultimo por defenderse de la nada, de atacar, que resulta siempre fútil. Se acaban 50 años de gozadera particular, de robo, de abusos, de preguntas sin respuestas, de camajaneria abierta y triunfal, cada día se hunden mas en el barro y en la sombra sin remedio, la pregunta es, ¿llegaran a ser tan crueles como el Batistato o mas?, ¿un régimen triunfante encontrara las estaciones llenas de muertos?, ¿habrán otras fotografías de desaparecidos y mártires?, ¿los dejaremos hacer simplemente y ya?. Pensemoslo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.