Letras.

A un tirano.


Yo tengo la verdad dices,

maldito

y una verdad de hierro

me regalas,

un concierto de gritos

y de balas

una afrenta constante

a mi vereda.


En la sombra de mi alma,

allí queda

la libertad menuda

y agitada

que alza la voz y grita

ya sin nada

sabiéndose inocente

de condena.


Eres ya por siempre

la bazofia,

la hez

el barro del camino,

bastarda muerte sin

animo ni tino.

cobardía errante de perro

temeroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.