CON PRESTADAS PALABRAS.

Hace unos meses, muchos, pocos, no recuerdo, nuestro querido y nunca bien ponderado Yagarde parece que se levanto medio apurado por cobrar unos chavitos mas a fin de mes y metiendo su sucia mano se dio a ripostar una serie de post que nos había publicado el cacique Guama en su blog a algunos de los colaboradores frecuentes de este sitio, a saber, El Yumurino, magnifico poeta que anda por otras tierras, a Kundejo y a un servidor. Los post aparecieron en su sitio mal llamado Cambios en Cuba, en forma de décimas y otras rimas, recuerdo que lo descubrí por casualidad un día y me di a contestarle enseguida, picado como gallo fino en mi orgullo de poeta y mas, viniendo la respuesta de un gallina como es quien nos ocupa y su rimador por exelencia, un tal Jilguero, muy bueno en lo suyo pero sin brillo por aquel a quien pone a servir su pluma. Uno de los poemas, el que mas me llamo la atención esta basado en uno de Miguel Hernandez, el gran poeta de la guerra civil española y uno de los que mas admiro y sigo en mi intención de ser un poco su aprendiz, lo único que se puede ser de un hombre que con su lírica era todo luz. Yagarde me contestaba parafraseando uno de sus poemas magníficos, la respuesta no se hizo esperar, las musas estas que tengo que son de ampanga y mas que bajar, se me tiran en picada directo al coco me dejaron sonarle para allá un poema de riposta en la misma linea, eso si, nada de copias al maestro, original de mi puño y letra, aunque en igual métrica e intención, se lo deje en sus comentarios y como es logico, jamas recibi ni respuesta ni se dio a ponerlo a la vista, prefiriendo hacerse el bobo y seguir de largo. He encontrado los dos poemas y los pongo aquí para aquellos que me siguen como muestra de que de al lado de acá al menos existe el empeño de ser lo mejor posible, de allá, lo mismo de siempre, esa mediocridad rampante que los deja sin palabras y que hace sea el descrédito su mejor arma, la única a la que pueden echar mano por cobardes que son.


El poema de Yagarde, con su guaperia y too vaya.

RESPUESTA a Calderón de la Canoa
CON GLOSA DE MIGUEL HERNÁNDEZ

Yo sé que ver y oír a un triste enfada
cuando se viene y va de la alegría,
y ver que no va más en la porfía
que adonde el sueldo atroz hace morada.

Grita mucho la voz, pero es callada
le respuesta que dentro hace agonía.
La amenaza no es nueva y en la Guía
de manchar por oficio queda anclada.

No callaré ni apartaré mi credo
de mi constante lucha ante tu injuria,
ni cejaré a tus viles amenazas.

No me voy, no me aparto ni me quedo
con las manos cruzadas por tu furia
o en los augurios de muerte de tus trazas.


AQUI MI RESPUESTA.

Veo que de hombre gastáis

solo el nombre y la prestancia

y en el alma sois podenco

que al látigo teme y calla.


Por dueño tengo yo el sol

y el viento que me reclama

no mentir y ser valiente

nombrando las amenazas

que tu palabreja sosa

sobre mi tierra desbanda.


No nombres poetas muertos,

muertos por valor y fragua

que fueron hombres en serio

y no temblorosa rana.


Alza la frente al oprobio

a la mentira di basta

no temas a los castigos

que de la muerte se escapa

viviendo como los hombres

sin dueño como tu andas.


Amen.


Imagen. Miguel Hernandez.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dimelo cantando.