La rufa y la pinta.






En esa orfandad que hay en el platanal donde la churre manda y el verde, pegao como tiña campea, ocurren cosas que a pesar del desbarate y el abandono dan la medida de que hay rincones de aquel bayú en los que todavía se cree con fe postiza que se está en el mundo y más que en el mundo "alante" como se dice.

Uno de los más creyentes sin duda, es aquel o aquellos que dentro de su mareo quieren que La Habana postule a "ciudad maravilla" como si fuera posible ocultar la mierda sobre la que se levanta lo que queda en pie. El bajarequismo tropical adornado de timbiricheo y trapiche que es la ínsula toda, desde la punta de la cola hasta el jocico de esa lagartija desnutrida que tenemos por origen no creo que sea comparable con otras urbes abundantes de maravillas conservadas para serlo, ¿qué hay en esos moropos que proponen y disponen tamañas guanajadas del sociolismo tropicoco? 

Maravilloso es que una chef española vaya a una paladar a dar una clase de alta repostería en medio de esa ciudad arrasada.  Denota entre otras cosas que a los españoles, cuando de Cuba se trata, les falta seso y aunque la sal de Cuba no sale tampoco escala el intento de suponer que dentro de aquel destimbale donde ya ni hay raspadura, en cambio hay espacio para élites que piensan en alta repostería mientras han de separar, con el pie, los mojones para poder alcanzar la calle de esa plaza colonial llevada al pasado por el hijo de un quinto al cual la bazofia diplomatica del culo de Europa trata a cuerpo de rey, aplaudiendo que le dé parejo por el orto a esa tonga de brazos prestos pal corte, también llamados criollos, que están para dar sombra y huir de los ingenios cuando se da el chance.

Y todos estos festivales e intercambios de subditos con esclavos se para sobre aquel cuento viejo de que en Cuba hay cultura, de que el cubano es culto, cuando no pasa de culturoso es manteca vieja echada a la olla por los mueleros del sindicato del maléfico penco cagalitroso que vendió la baba. Si acaso hay espacio en esas calles sucias entre derrumbe y barbacoa es para separarse del otro, loquitos como están los cometrancas abundantes en ser clase aparte, cosa difícil donde todos tienen en el lomo la marca del amo y salen del barracón arrastrando el mismo santo.

Por eso, ni chicha ni limoná. Asombra el mojonismo mental de una plasta-casta que sueña con alcurnia mientras arrastra grillos. No hay estilo ni donaire ni nivel ni exclusividá en un lugar donde la gente no comprende que solo encumbrando al de al lao, haciéndolo mejor a la vez que se lo hace uno es como verdaderamente se puede aspirar a la altura y al caché. 

Mientras eso no pase las cobas buenas, las pullas, los timbiriches de doce sillas adornados a la rusa, los festivales, la rufa y la pinta no pasarán de ser otra cosa que disfraces de carnaval para el toque del día de reyes. Parafernalia de desfile junto a diablitos y muquenques al son del batá entre fango y bosta, en medio del batey.



La guayaba del día.













El muelero de Birán
anunció en algarabía
que con genio y un ganchito
ha inventado el agua fría,

que con tiempo en esa vía
después de estudiar aquello
se va a contar los pelitos
desde las patas al cuello,

que sin faltarle el resuello
habrá jama por montón
mientras aquello que come
es todo de importación,

que pronto habrá solución
y acabarán la disputas
porque cruzó una chancleta
con una mata de yuca,

y mi mente que es muy bruta
se apresura por saber
que coño dará la mata
cuando lo siembren a él.

Chanchullofam.

Ayer dijeron que habría,
después dijeron que no,
que aquello se dijo habría
no hay que tolerarlo, no,
empezó la habladuría,
pronto se comunicó
que eso que se quería
no será, que no, no, no,
se declaró estaba hecho
y al ratico se negó,
parecian satisfechos
pero al minuto, que no,
que a lo hecho daban pecho
pero después que pasó
cuando miraron los hechos
la caja no les cuadró.

No sé yo si fue por eso
pero huele mal,
¿o no?

22.9.14

CARTA A LA DIRECCIÓN

Sección destinada al intercambio con nuestros lectores. Nos proponemos que preste un servicio de información ideológica y orientación revolucionaria.
….
¿Quién está haciendo el daño en Correos de Cuba?

Desde Holanda, mi hija me envió dos paquetes el día 24 de julio de este año. El sábado 30 de agosto, el cartero me trae una notificación para la recogida del primer paquete que venía con un peso de 1,84 Kg. El lunes 1ro. de septiembre voy y me entregan el paquete con su peso exacto. Confiada (nunca antes había recibido algo), regreso a mi casa, abro el paquete y me encuentro con que habían sustraído parte de los productos y habían sido reemplazados por otros. El papel oficial decía que venían:

• 2 celulares Samsung, uno negro y otro blanco- estaba solamente el negro y le faltaba la batería.
• 2 pesas de mano – faltaba una.
• 6 baterías “AAA” nuevas - fueron sustituidas por 2 de uso
• 4 pomos de medicina
• 1 control remoto
• 1 par de sandalias
• Medias

En lugar de lo sustraído pusieron dos cucharitas de postre, un abridor de botellas, un pomo de cristal pequeño de los que se usan en Cuba para medicina, un casete de audio en su caja, una tuerca de bronce con un aditamento y las 2 baterías ya mencionadas.

Alguien está haciendo mucho daño y empañando la imagen de Correos de Cuba.

Mercedes Acuña Calzadilla
12 de septiembre de 2014

----------------
RESPUESTA
Mercedita:

En la próxima ocasión en que le manden de Holanda alguna que otra cuestión pídase unos espejuelos de muy buena calidá pa' ver si enfoca esa imagen que mucho más que "empañá" yo diría abiertamente que más bien está "cagá"

Respóndanos, por favor, ¿para qué dos celulares? ¿pesas de mano también con lo pesá que es la vida que aplasta aquí a tutiplén? Pilas nuevas triple "A", sin el control, ¿para qué? Sandalias, ¿Usté e' romana? ¡Medias quería también!... Y lo de las medicinas está raro, a ver, a ver... ¿pidiendo cosas de afuera cuando todo aquí está bien y a nadie le falta nada ni hay quejas al proceder?

Piense usted que en este caso ha salido hasta ganando y si acaso no lo ve ya se lo voy explicando:

Las cucharitas de postre; ¿hace cuanto no las ve? y aquí le han dejado dos para su disfrute, ¿eh?, ¡lo que siempre había querido! una va y la usa usted y la otra su marido.

El abridor de botellas se hace super necesario, la situación del país va mejorando a diario y el refresco embotellado pronto estará en todos lados. No se queje pues por tanto, otra vez salió ganando. 

El pomito e' medicina es casi una bendición. ¿Cuantas veces en consulta ese frasco le faltó para echar el meadito y se lo viera el doctor? Sin duda es definitorio, ayuda sin precedentes pa' cualquier laboratorio.

El casete ¿¡y con su caja!? tremendo detalle fue, seguro que por la casa todavía tiene usted un tres en uno de aquellos, nuevo como el primer día. Póngase a escucharlo ahora y no piense en boberías.

La tuerca, piense, la tuerca... pregúntele a su marido, désela con apurillo que con suerte y un ganchito, ¡hasta le encuentra el tornillo!

Y las dos pilas usadas, ¿quiere acaso más bondad? esas dos, ya desgastadas delas en Materia Prima donde serán recicladas de una forma diligente, así salva al medio ambiente.

¿Aprendida la lección? Y a esa que vive en Holanda y que tan bien jineteó pasme el baro en UPS o DHL pues si no va a seguir alimentando al cabrón que la jodió.

¿Entendió o no entendió?

Esperamos esto responda a su pregunta.
LA DIRECCIÓN.

….
OJO:  Las cartas que respondemos guamañángamente no hacen falta inventarlas y mucho menos secarse el coco tratando de encontrar absurdos en Dondetusabe, son seleccionadas del mismísimo diario Granmamón.

Peor que Buena Fe.






Buena Fe no es un buen grupo. Su música es mamona y mediocre, sus integrantes tienen poco talento y son complacientes con la dictadura que los utiliza. Buena Fe juega a la provocación para después victimizarse, acusar de intolerantes a los exiliados y ganar tribuna contribuyendo en ese juego de altos intereses que apuesta a conquistar la capital histórica del exilio y convertirla cada vez más en esa provincia cubana que mantiene al resto de un país donde ya no queda nada para mantenerse.

Pero peor que Buena Fe es la gente que apoya a Buena Fe, el cubano que huyó de Cuba y al año volvía a especular en la esquina con los socios, el que se queja de que en Mayami hay que pagar muchas cuenta o trabajar como un perro todos los días, los graduados, los hijos de los pinchos, los intelectuales, los finos, la gente de Miramar y de Siboney que fueron a la escuela con Tony Castro y fiesteaban con la crema y nata de los hijos del generalato, cosa que siguen haciendo hoy, con los mismos pero en la otra orilla. Son esos que a los diecisiete ya tenían el Lada a la puerta y chipe libre en el Riviera y el Capri, los que hacían retroceder espantados al guardia que se le ocurría pedirles el carnet, los que siempre eran el fondo de las fotos de trovadores y músicos con onda y que miraban a los negros y a los pobres como animales de circo.

No faltan los que aman a Frank Delgado que como todos está pal' invento y la muela maniquea de sus canciones donde canta posiciones que no practica. Muchos fueron a verlo solo a él y a revivir los amores escolares, los vacilones y las fugas, las descargas en aquellas peñas con ron barato en Alamar o en el Bellas Artes. Son muchos los que de una forma u otra van a disfrutar, más allá de un conflicto político porque "la música es solo música"  y el exilio histórico son una tonga de viejos locos que son unos extremistas y al final, ¿quién está pa' eso?

Jode saber que uno viene de un país donde abunda la gente que no conoce otra cosa que la sobrevivencia a cualquier costo y que por no tener pasado no tendrá futuro.  Un lugar donde una dictadura ha logrado construir personas que solo sirven para mantener un régimen que ha hecho de ellos instrumentos para su beneficio, no importa lo lejos que se vayan. Jode saber que los cubanos de hoy y hasta de ayer, los pinos nuevos, salieron todos jorobaos y no saben ni quieren saber que es ese exilio y por qué existe, gente cautiva que nunca será libre porque cree que debe al secuestrador lo que tiene sin ser capaz de comprender que es más lo que le ha quitado, y quita, que lo que le dio alguna vez.

El cubano da asco muchas veces y no es lo que se agacha lo que asombra, si no lo seguido que lo hace.