Crónicas desta ínsula. Aquí, ahora. 2/1/2015




Pasados los vapores de la fiesta y escurridas las libaciones de saraos y partusas, se espabila la ínsula barata como quien despierta apenas de un sueño cualquiera, eso si, sin apartar la venda y la mordaza que son, junto al trapo nacional y el pedestal de yagua, símbolos de está patria jineterienta que una vez más recibe otro año entre arrempuje y gaznata.

En los lindes de Cuba toda, en el espacio sagrado que media entre batey y batey, a la sombra de la casa señorial y al pie del trapiche los negros, mulenques, prietos, lobos, jabaos, indios y semiblancos usuarios de la gloriosa oficoda mueven sus quitrines a la espera de que con el que viene llegue algo, ahora que el black de la white dijo que seriamos en guarandabioso impulso, socios de nuevo y quien sabe, en una de esas amistosas guarapelchas chorrea para la negrada algo más que el polvo seco y mustio que cae siempre de la mesa de nuestras majestades porque, ¡hasta el polvo! con lo poco que trae cae siempre de cara al piso.

Y es que este ha sido otro amanecer sin más gloria y creyentes y no creyente desta ínsula se sacuden las noches entre rejas y los empujones de segurosientos chivatones que, defensores de lo indefendible supieron apresar y arrastrar, no solo a quien pretende hablar o decir, si no a quien piensa o hasta imagina, que en este Enero fula como tantos no se podía pasar sin celebrar un año más sobre los restos de ese ñampie eterno que el malo barbatruco sembró en tierra tiempo ha, para gloria y gozadera de su familia.

Presto van los voluntarios, presto vienen, bayoneta calada montando las patrullas, a detener. ¿Quién se opone? ¿Quién jura que será diferente? Pero aunque parezca lo mismo nada es ya igual, todo ha cambiado y lo peor es que desde los mullidos telones de palacio donde no entra la vida ni el calor no acaban de entender que ahora a la vieja se le ve la cosa, y no es nueva ni rosa y como en su batea cayó el futuro, ese futuro que parecía no llegar nunca y de pronto, aquí está, ahora, tiembla la triste mano de la china regenta que entre entorchados y disfrazada de general no sabe que hacer en esta plantación con tanto negro terco queriendo ser libre.

Pues entre una y otra, ahora que se ve con otro color y se sabe con otra voz va siendo hora de empezar a pensar que aquella caja cómoda donde se armo el tinglado y en la cual la mariconá tiene asiento ya no tiene los seis lados de siempre y hay que jugarla. Para la dotación en cambio empieza este año con reafirmado esfuerzo y voluntá de retroceso glorioso y entre amenaza y presidio revive el Vivac sin garantía, el secuestro fugaz, la detención sin proceso, el desalojo, la miseria de la mesa que el tiempo muerto, eternizado por obra y gracia de unos se erige en forzado regalo para los otros...¿Por cuanto tiempo más? Díseselo a la oreja, boca.


¿Qué mejor desear a estas alturas que esa reputa-publica que nos contaron nuestros abuelos? Feliz 1959 y descontando. ¡Salú, salú!...

Ya se verá.



Que los opositores y disidentes, los que viajan y comen afuera y los que adentro meriendan seguido en casa del embajador yuma, tomen a mal lo que está pasado los pone en desventaja y no los deja ver que al menos ahora hay más posibilidades de que pase algo, de verdad, aunque sea muy a futuro.

Los que desde afuera gritan tampoco ven que en realidad este paso destraba más de lo que se augura por el momento y abre infinitas posibilidades para que al final ocurra lo que tiene que ocurrir, que como siempre se ha sabido, es una bronca del populacho en el platanal contra el amo y no otra cosa, única forma de cambiar si se quiere chenche. Ahora, que el mulateje educao en el embaraje tenga con qué, ya se verá.

Aquellos que siempre soñaban con que el vecino viniera a defenderlos del que les mete el pie se han cogido el culo con la puerta porque el black de la white la puso en Labana, donde corresponde. ¿Qué harán los biranenses, faltos ya de la madre de todas las justificaciones pa' no dejar hacer y perseverar en pisar a la gente? Eso es lo que hay que preguntarse.

Yo creo que inventar unas nuevas que les garanticen la continuidad del orden en el ingenio. Negociar créditos para importar tasajo y calmar la tripa de la negrada, créditos a pagar quién sabe cuando porque los negocios que dejan ya sabemos de quien son. Evadir el baro a donde puedan clavarlo y dejar que se diluya la morumba suevemente y con mucho yuma pa' jinetear entre American Express y Visa. Lo de más es para ellos, lo de menos.

Mientras que haya que negociar con un Castro que habla a titulo personal y disfrazao de general no veo avance. Mientras la propagaprensa disimule la noticia y se pretenda hacer pasar el asunto como una victoria de los pencos de Birán no hay ná nuevo bajo el indio, salvo que el yumita que no quería ya está en condiciones de ser jineteado por la vieja revolú que desde ya se pintorretea en pos de carne fresca.

¿Qué cambiará para el del batey? Nada. La raíz del potaje es la de siempre. Mientras el de a pie no pueda ser gente, Cuba nunca será país.

Ahora si.


Los primeros cincuenta no se pudo por culpa del bloqueo. Ahora van a hacer falta otros cincuenta para, sí que sí, construir el socialismo.

Raúl Castro.

¿Por qué cerró Guamá?


Complaciendo peticiones de lectores preocupados ante el cierre (sí, y definitivo) del periódico Guamá, órgano oficial de los que han partido le he enviado una minientrevista al Cacique fundador y este me responde de la siguiente forma:

Yo: ¿Por qué decidiste cerrar Guamá?

Cacique: Conseguimos, después de varios intentos fallidos, par de mecenas que patrocinarán el libro guamañanga. Un libro de 200 páginas que cuenta con todas las portadas de Guamá (493) y todas de cada uno de los suplementos, más algunas jodederas, artículos, opiniones y editoriales publicadas en el blog durante casi siete años.
El libro se imprimirá pero también estará disponible en formato virtual y es obvio que a los patrocinadores no les cuadre que esté todo el contenido del libro en el blog y el que paga manda. Esperamos, si Dios y el precio del petróleo así lo quieren, salga pronto. Lo recomendamos porque se trata del mejor y único registro que podrán tener los lectores del periódico Guamá.

Yo: ¿Qué planes tienes para el futuro? (original que me quedó pregunta ¿verdad?)


Cacique: ¿Futuro? Ojalá fundar, cuando se pueda, algo nuevo y acorde a los tiempos que corran. Algo que tenga el mismo propósito satírico y comemierdístico. ¿Cuándo? ni idea pero creemos debe estar más conectado a la realidad interior de Cuba. Entendimos, mientras hacíamos Guamá, que es difícil mantener el ritmo, desde tan lejos, sobre un lugar donde no podemos vivir. Y entendemos, mientras no lo hacemos, el alivio de no saber de esa realidad que no queremos vivir.

Tomado de ENRISCO

Historia de uno cualquiera que en Labana fue a nacer. 26/11/14.




De cómo inicia está historia
que les cuento de memoria.



Uno.

Corriendo el año setenta
en La Habana fue a nacer
un famoso personaje
que corriendo el tiempo fue
aquel que en estas historias
vamos pronto a conocer.

En Maternidá de Línea
abrió los ojos pa' ver
el sitio al que de chiripa
le tocó al tipo caer
pues en eso del destino
poco o nada puede hacer
el que naciendo lloró
el palo que otro gozó.

Presurosos los parientes,
algo liados a traspiés
para a ese que llegaba
al final las caras ver
con alegría se encargaron
de inundar allí a su vez
con varios pomos ocultos
en clavadera y fúefúe
la ocasión que historia era
que al fin por primera vez
se conocía a la otra parte
que una jeva ha de tener
para poder a un chamaco
a este mundo ir a traer.

Llevaba la feliz pura
 sata como siempre fue
en el regazo amoroso
en sueño envuelto al bebé,
y cuentas bien mal sacadas
que dejaron antes dé
otros cuatro fiñecitos
que jodiendo ahí se ven,
cada cual de cada uno
de vayase usté a saber
porque bien como se nace
botada a genio o bien bruta
a la feliz parturienta
tócole nacer muy puta
y por quimbar con ahínco
con el que llegaba, cinco.



Pausa sin refresco:

¿Lee con interés
y premura?
¡Pare la lectura!


Nota al lector consecuente:

Si quiere usté, diligente
saber toda la verdá
espere pacientemente
porque este cuento que cuento
ya pronto continuará...